Si no es amor, será la televisión: sobre “Love Is Blind” y “Naked Attraction”

Dos programas de citas, uno norteamericano, otro británico, de premisas opuestas, en la mirada de Clara Vázquez Vila

Hace un tiempo salí a cenar con mis amigos y,cuando nos estábamos yendo, alguien mencionó un programa bastante particular que había encontrado en YouTube y no podía parar de ver. La curiosidad nos ganó y cuando nos quisimos acordar eran las cinco de la mañana y habíamos visto media temporada sentados en una plaza alrededor de la pantalla de un celular. 

Se trataba de Naked Attraction, un programa de juegos que se emite por el canal británico de televisión abierta Channel 4. En cada capítulo, una persona completamente vestida elige a su cita entre seis personas desnudas cuyos cuerpos se van revelando por etapas. En la primera, las puertas de las cápsulas que contienen a los participantes se levantan hasta la altura de las caderas. La presentadora y el participante vestido discuten formas, tamaños y atractivo general de los genitales expuestos. Para avanzar a la siguiente etapa, el participante vestido debe eliminar a alguien. Luego, las puertas se levantan hasta la altura de los hombros, se repite el procedimiento y las puertas se terminan de levantar, revelando las caras de los participantes. Las voces de los que quedan se revelan en la última etapa en la que el que está vestido elige con quién se queda. 

Naked Attraction se presenta como un programa educativo y libre de prejuicios por la diversidad de sus participantes y porque no tiene contenido sexual, solo desnudez. A lo largo del programa se presentan datos de investigaciones relevantes a la conversación entre la presentadora y el participante, que apuntan a eliminar tabúes y dejar de ver a los cuerpos solamente como objetos sexuales. El problema es que a pesar de las diferencias de edad, etnia, altura, peso, y todas las variables físicas que puedan existir entre los desnudos, los participantes vestidos opinan de acuerdo con su propio gusto, que responde a estándares de belleza definidos. Los participantes eligen qué es lo que les gusta de algunos cuerpos y qué es lo que los hace descartar otros, calificando las distintas partes como si se tratara solamente de fragmentos que valen por su atractivo.

La complejidad del programa está en la tensión entre los elementos desafiantes y tranquilizadores. Hasta cierto punto es desafiante, porque sin prejuicio ni cuestionamiento presenta participantes eligiendo entre grupos mixtos o personas de su mismo sexo, parejas buscando una tercera persona, hombres y mujeres de ambos lados del juego. Es desafiante porque muestra personas con cuerpos distintos a los que se suelen ver en la televisión, pero en última instancia es tranquilizador por los juicios de los participantes vestidos, que determinan qué es atractivo y que no al descartar cuerpos cuyas formas y tamaños no cumplen con sus requisitos. 

En “Underwear”, la canción de la banda británica Pulp, Jarvis Cocker canta “If fashion is your trade, then when you’re naked I guess you must be unemployed”, verso que ofrece  una manera de entender la relación entre participantes que plantea Naked Attraction. Por un lado se encuentra el participante desnudo, cuya vulnerabilidad no solo está en la exposición total de su cuerpo, sino en el hecho de que además está encerrado en una cápsula, sujeto a la opinión del que está vestido sin poder contestarle o verlo hasta el final o hasta ser eliminado, mientras que por el otro está el participante protagonista, vestido, dueño del poder de la mirada, la palabra y la decisión. Esta relación reduce a objetos a los participantes desnudos, porque existen como una opción y valen por su apariencia. Para contrarrestar esto, cuando quedan los últimos dos participantes desnudos, el vestido tiene que desnudarse y exponerse a la opinión de sus dos opciones antes de elegir. Como el rol del espectador se sitúa mucho más cercano al participante vestido que al desnudo, el espectáculo satisface nuestra escopofilia sin dejar nada librado a la imaginación y aunque en un principio queremos creer que estamos más allá de eso, en algún momento nos encontramos opinando sobre todos los participantes de la misma manera en la que opera el programa.

Cuando vi el trailer de Love is Blind, el nuevo reality show de Netflix, no pude evitar pensar en Naked Attraction, porque parece ser todo lo contrario. Love is Blind no se trata de un programa de juegos: los participantes se mantienen a lo largo de toda la temporada y la premisa es básicamente opuesta a la del programa británico. El objetivo de los participantes es encontrar el amor de su vida y casarse en tan solo dos meses, pero para esto deben establecer una conexión emocional con alguien que nunca vieron en persona. Durante la primera fase del reality, estrictamente heterosexual, todos los participantes viven en el mismo estudio, las mujeres por un lado y los hombres por el otro. Todos los días se encierran en cabinas personales para tener “citas” con los participantes del otro género, hablando cada uno desde su lado de la pared que los separa. Cuando encuentran a la persona con la que se quieren casar y se comprometen pueden verse y pasar a las etapas posteriores del show, donde se pone a prueba su amor hasta llegar al altar. 

Aunque tomen caminos opuestos, ambos programas tienen el mismo objetivo: que los participantes encuentren el amor. De este modo, si en Naked Attraction los participantes eligen a su pareja conociendo solo su cuerpo, Love is Blind se presenta como un experimento cuya hipótesis (que “el amor es ciego”) lleva en el nombre. Los participantes buscan establecer un vínculo emocional sin verse, para comprobar si es posible enamorarse de alguien sin importar su apariencia. Estas dos propuestas parecen estar muy alejadas, pero tienen varios puntos en común. En varios capítulos, la presentadora y la voz en off que habla al principio de Naked Attraction reconocen que la economía del programa es como una “cita al revés”, porque los participantes se ven desnudos antes de hablarse o haberse presentado. De la misma manera, varios participantes de Love is Blind confiesan que lo que les causa más sentimientos encontrados acerca del experimento es “conocer a alguien al revés”, porque se proponen matrimonio antes de verse en persona o pasar tiempo juntos en una misma habitación. 

Ambos programas comparten una visión bastante pragmática con respecto a los vínculos sexo afectivos, una visión que como personas de la era de Tinder conocemos, ya que es la misma visión que nos hace seleccionar un par de fotos y escribir un párrafo breve o unas palabras que nos describan para formar parte de un gran catálogo humano de posibles relaciones. En el reality show, los participantes desean encontrar a alguien con quien compartir una cita, o muchas, o el resto de sus vidas, y para eso cumplen las consignas y siguen todos los pasos para conseguirlo. ¿Qué puede salir mal? 

Esta metodología supone en cierta forma una intención de aplicar la razón instrumental al amor, algo que  las relaciones humanas difícilmente permiten, porque nunca son tan sencillas. Tanto en Naked Attraction como en Love is Blind esto se hace evidente. La cosificación de las personas es un tema importante en los dos programas, uno porque la lleva al extremo y el otro porque intenta eliminarla a toda costa. Lauren, una de las participantes de Love is Blind, se sorprende y se alegra en el primer capítulo por “la buena calidad de los hombres”. Parecería más difícil no convertirlos en objetos al no poder verlos y aun así sucede. 

El éxito o fracaso de las parejas depende de la concepción del amor de cada uno y de las intenciones previas. La gran mayoría de las parejas de Naked Attraction no sobreviven a la primera cita: los participantes suelen encontrar que no tienen suficiente terreno en común para seguir saliendo, y la gran mayoría no busca una relación seria. Los participantes de Love is Blind, al contrario, sí buscan una relación a largo plazo, pero no todas las parejas que pasan la primera etapa del experimento terminan casadas. Así, mientras uno de los problemas que las parejas de Naked Attraction es que no pueden superar la falta de una conexión profunda y duradera, y el de las parejas de Love is Blind al conocerse es la falta de atracción física, incluso aunque no lo quieran admitir para no quedar como “superficiales”. 

Lo curioso de Love is Blind es la facilidad que tienen los participantes para llamarle amor a la conexión que tienen con esa persona que nunca vieron, no solo por la importancia de la atracción sexual (que luego se vuelve crucial para algunas parejas) sino por la escasa cantidad de tiempo compartido (una semana como máximo), de recuerdos creados, de conocimiento sobre la otra persona y sus hábitos, su manera de actuar, su forma de ser en otros entornos y todas las cosas que no son perceptibles en una semana. Esto puede responder a la visión pragmática del amor que todos comparten: quieren estar enamorados y casados y por eso encontrar a alguien dispuesto a entablar una relación es un medio para un fin: En este esquema, encontrar una conexión es el paso uno y lo que sigue es defenderla porque es necesaria para casarse: parecen convencidos de que si ese vínculo es capaz de sobrevivir dos meses es capaz de durar para siempre y por eso cada vez que pasan por momentos de choque durante la convivencia apelan a la conexión que los unió al principio, tratando de recrear las citas en las cabinas aisladas. Lo evidente, sin embargo, es que esa etapa era más fácil porque no se conocían tanto ni tenían que convivir, lo que hacía seguro y cómodo decirse que se amaban, porque no había nada que desafiara eso, no había nada en riesgo.

Otra de las cosas interesantes de Love is Blind es que se presenta como un experimento, pero no tiene ningún tipo de rigor científico, porque antes que nada es un espectáculo y su objetivo primordial es el entretenimiento. La presencia de las cámaras es suficiente para intervenir en los resultados, nadie se comporta de igual manera al saber que está siendo observado y mucho menos si accede a participar en una producción así. Por esta razón al principio es difícil no cuestionarse hasta qué punto los participantes están siendo honestos con sus sentimientos y hasta qué punto actúan en función del espectáculo, pero la línea se torna difusa a medida que pasan los capítulos y eso deja de importar.  

Uno de los grandes momentos de la temporada sucede en la segunda etapa, cuando las parejas están de vacaciones. Uno de los hombres está inquieto porque no le dijo a su prometida que es bisexual y tiene miedo de cómo pueda reaccionar. Por supuesto, todo se da de la forma más explosiva y dramática posible: ella se siente engañada y lo acusa con argumentos prejuiciosos, él se siente decepcionado y ofendido, se gritan y rompen el compromiso tirándose los anillos en la cara. Queda en evidencia la debilidad de la conexión que tenían, lo poco que se conocían y la nula compatibilidad entre ambos. La escena de los anillos que se tiran impacta porque es cuando la tensión llega a su punto máximo, pero cuando pasa es fácil ver que el signo del anillo tirado está vaciado de significado: el compromiso roto no tiene importancia porque ninguna de las partes tenía nada que perder y no se amaban: apenas se conocían. 

Love is Blind despierta constantemente este tipo de cuestionamientos sobre el amor y en especial sobre la institución del matrimonio (en todas sus facetas, incluso la económica, que tiene un rol importante en la serie) y su vigencia. Más que de averiguar si el amor es ciego, se trata de averiguar si es posible enamorarse en dos meses y creer que es para siempre, porque como dicen todos los participantes “nadie se casa pensando en divorciarse”. Aunque parece una propuesta pensada para los problemas de las relaciones del siglo XXI, las principales inquietudes a las que responde no son nada nuevas: la búsqueda de amor, la necesidad de generar vínculos significativos y transformadores y la sed de exposición y aprobación ajena. 

Afuera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s